La manteca de cacao se ha utilizado durante siglos para proteger la piel del daño causado por el sol y el viento. Es un hidratante eficaz que deja una capa fina protectora en la superficie de la piel.

Es muy rica en vitamina E, un antioxidante que aumenta la producción de colágeno, mejorando la elasticidad de la piel y evitando arrugas y otros signos de envejecimiento. La manteca de cacao tambien contiene vitamina A y C que reparan y renuevan las células de la piel para que se mantenga más joven por más tiempo. 

Los antioxidantes en la manteca de cacao le dan propiedades anti inflamatorias para curar la piel seca y agrietada. Se utiliza para curar las cicatrices y la piel quemada. Si se utiliza para masajes en la piel estimula el sistema inmunológico, ayuda a aliviar el estrés y a mantener una piel, sana, suave y más joven.